El Valle de la Luna se viste de boda.

Sergio y Rubí se casaron en la iglesia de Santa Rosa, en una ceremonia tan singular como solo ese sacerdote sabe hacerlo (él es la autoridad dentro esa iglesia, y pobre del que olvide apagar su celular o ponerlo en silencioso). Era un día extremadamente caluroso, un poco distinto a lo que normalmente es la ciudad de La Paz, si mal lo recuerdo, llegamos a 27 grados centígrados y la ceremonia civil era en los jardines del Club Social de Sequoia, valientes los invitados que estuvieron bajo ese tremendo sol presenciando el acto. Una vez finalizada la ceremonia, el cielo cambió de color, comenzó a hacer mucho viento… algunos arreglos decorativos comenzaron a caer, pero el amor de la pareja era más fuerte y soplamos al cielo pidiendo al Creador que no llegue la tormenta… dicho y hecho, un tiempo más tarde no cayó ni una gota de lluvia. Sorprendente!!! Creo que en La Paz hay que tener mucho valor para hacer tu boda en un jardín, ya que nunca sabes como estará el clima. En fin… luego la boda estuvo llena de baile, alegría y mucha energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *